domingo, 22 de mayo de 2011

La Tarjeta de Transporte

Otro de los grandes problemas del sector es la dificultad para establecerse como autónomo; sin contar que en la situación de crisis económica actual acceder a la financiación para establecerse como autónomo es practicamente imposible, el tema de la obtención de la tarjeta de transporte (sobre todo para vehículos pesados), es surrealista.
Actualmente para la obtención de la tarjeta (algo imprescindible para poder establecerse como autónomo) solo hay dos posibilidades:
1.- Comprar una empresa de transportes que tenga tarjeta, con el riesgo que ello supone, ya que al comprar una empresa, además de comprar sus derechos compras sus deberes, así que si tenia deudas (aunque el comprador no lo supiese), estas serán asumidas por el nuevo dueño; así que es posible quebrar antes de haber empezado a rodar ...
2.- Obtención de la tarjeta nueva cumpliendo los requisitos establecidos en la ley, y en este caso, como dice el dicho es: "para ir a mear y no echar gota" ... Ya que en el caso de la tarjeta para pesados, se exige una capacidad de carga de 60 toneladas y una antigüedad de los vehículos de menos de 2 años. Así que contando que un trailer tiene una capacidad de carga de alrededor de 24-25 toneladas, las cuentas son claras, exigen tener 3 camiones nuevos para conceder la autorización; esto seria como si a una persona que quisiese abrir una pequeña tienda, a la hora de que le diesen la licencia para abrir le exigiesen que tuviese 3 tiendas en lugar de 1, lo cual es totalmente subrealista (por no decir que es una completa idiotez).

Es decir hacerse autónomo es seriamente complicado, y en ocasiones practicamente imposible. Y esto solo beneficia a las grandes empresas que así se aseguran de evitar que nazca nueva "competencia", y también se aseguran de tener "cogidos por donde mas duele" a los conductores asalariados; pero de las grandes empresas ya hablaremos mas tarde, que merecen un capitulo aparte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario